domingo, 10 de junio de 2012

Cómo librarse del acné (mi experiencia personal)

El acné es una enfermedad de la piel, pero también puede ser un síntoma de procesos del organismo que no están ocurriendo adecuadamente (por ejemplo, acné después de la adolescencia puede indicar trastornos homonales, entre otros). La alimentación influye, pero en una medida casi insignificante. 

Tuve varios brotes de acné en mi vida, el primero fue el más fuerte aproximadamente a los 15 años. Había probado varios productos cosméticos, recetas caseras, etc. NADA de eso es recomendable, no le creas a una beautyblogger, consejera de internet, vecina, ni a NADIE que te diga qué producto debes aplicarte sin tener un conocimiento médico apropiado. Mi primer consejo es acudir a un dermatólogo(a) para que evalúe tu caso, ya que sólo una persona especialista puede realizar un diagnóstico adecuado. El acné debe ser visto como un asunto médico y no cosmético, además créeme que es mejor invertir en un tratamiento más seguro que gastarse el tiempo y el dinero en "probar suerte", además puedes empeorar sin querer tu condición.     

Mi segundo consejo consiste en fortalecer tu autoestima, no dejarse derribar por la condición de tu piel. Si sientes que te acompleja, pues piensa que hay personas que siguen adelante tras perder una pierna, por ejemplo. No hay ninguna razón para sentir vergüenza o tristeza, es una condición pasajera que no habla de tus capacidades ni de tu personalidad.

Lo tercero es ser constante, tener paciencia, seguir los consejos de tu médico al pie de la letra y cuidarse de las reacciones adversas. Lee todas las etiquetas y sé obediente con esas recomendaciones, por ejemplo, a mí me prescribieron Differin, que tiene adapaleno y no podía estar al sol directamente, ya que produce una reacción alérgica. Puede que haya un tiempo donde sientas que has empeorado, como los primeros días, pero más adelante vas a ver cómo mejora la condición de tu piel y puede que hasta ya te suspendan el tratamiento, o nada más te traten las cicatrices o manchas que pudieran quedar (en mi caso, fue la etapa más larga pero la menos notoria).  

Por último: recuerda el post sobre maquillaje, evita ocultar el acné con productos cubrientes y aceitosos que dañan más tu piel e interfieren con los tratamientos que tomes para mejorarla. Lleva tus bases o polvos al médico y pregúntale si puedes usar alguna "mientras tanto", al hacer eso descubrí el consejo "usa una base no comedogénica".

Me despido por hoy, y espero que les haya servido este post. Saludos!