sábado, 17 de marzo de 2012

Cómo maquillar una piel con acné: alternativas y atentados

El acné es una enfermedad de la piel producida por desórdenes en la producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas, lo que puede tener distintos orígenes (por ejemplo trastornos hormonales o anímicos). Recientemente se han hecho esfuerzos por parte de organizaciones internacionales para que esta enfermedad sea considerada con "graves consecuencias sicológicas", y cómo no, yo misma tenía acné cuando era adolescente y no dan ni ganas de ir a comprar, tanto por como uno ve su rostro casi irreconocible, como por la forma en que las personas miran la piel de uno, totalmente indiscretos. 
Algo que uno tiene la tentación de hacer es maquillarse, taparse con base y correctores esos incómodos granitos y hacer como si no existieran. Muchos maquilladores lo hacen y también enseñan cómo hacerlo en Youtube, Blogs, Facebook, etc. Sin embargo, considerando el tiempo que tuve con este problema, las averiguaciones y las recomendaciones de diversos dermatólogos, maquillarse de esa forma es un error costoso, especialmente porque se utilizan cosméticos cubrientes y oleosos que tapan los poros de la piel y expanden la fuente de contagio (aumentando en cantidad y tamaño de los granos), además de dificultar el trabajo de los tratamientos tópicos. Si bien  no es posible afirmar "si te maquillas te salen granos", cuando una persona sufre de acné es mejor no emplear estos maquillajes en su rostro. Me cuesta dar crédito cómo tantas personas "profesionales" del maquillaje y la cosmetología enseñan a taparse con capas y capas de maquillaje el acné, cuando lo único que están logrando es empeorar la condición de la piel. 
Bases, primers y correctores grasos empeoran la condición de la piel.

Sin embargo, también comprendo que a veces uno va a un evento importante o quiere lucir bien para alguien especial y el acné puede llevar a la persona a un aislamiento debido a su pérdida de autoestima. Para estos casos es más adecuado utilizar maquillaje muy ligero, el cual debe ser no comedogénico (que no osbtruya los poros), o por lo menos libre de aceite (libre de grasa u "oil free"). Estos maquillajes no cubrirán totalmente las marcas, sin embargo ayudan mucho a mejorar la tonalidad de la piel y atenuar manchitas, rojeces y granitos. Otro punto importante es reconocer el color de los granos y cicatrices y evitar labiales y sombras que resalten estos tonos, por ejemplo si tus granos mantienen tu piel rojiza o rosada, evita estos tonos de labiales y opta por tonos neutros, brillos suaves nacarados o labiales en la gama de marrones. Si tienes manchas marrones evita el rojo y opta por rosado pálido o morados y fucsias claros. No obstante mi recomendación general es resaltar los ojos con tonos oscuros con un bonito ahumado, de esta forma serán el centro de atención en tu rostro. Si tu piel está muy brillante escoge tonos mate para todo tu maquillaje: labios, mejillas y ojos. Existen rubores no comedogénicos y rubores minerales que tu piel puede tolerar. 




Ojo: si tienes acné lo primero es acudir a un especialista, ya que es una enfermedad que debe ser atendida por un médico; olvida los gurús, tratamientos "mágicos", ungüentos caseros, ofertas de televisión, etc (ya que ellos no realizan el diagnóstico personalizado que necesitas). Si tu problema es moderado a severo y/o estás usando medicamentos tópicos, no dudes en consultar con tu dermatólogo(a) qué base o polvo puedes usar y con qué frecuencia, llévale tus maquillajes de rostro o imprime los ingredientes de aquella que te ha gustado o te han recomendado para que supervise su  aplicación.  

Es más importante tener una piel sana a largo plazo que verse bonita un momento.